Accesibilidad

 

 


La Certificación de Accesibilidad de ALPI permite que un individuo con movilidad reducida pueda acceder a un espacio de forma autónoma e igualitaria. Además, promueve una participación más activa de las personas con discapacidad a través de la mejora de los ámbitos donde trabajan, viven o desarrollan sus actividades cotidianas.

Actualmente ALPI ofrece un Certificado de Accesibilidad a aquellas empresas y organizaciones que, de forma voluntaria, asumen un compromiso con la inserción social como parte de su programa de Responsabilidad Social Empresaria (RSE).

Dicha certificación consiste en evaluar, mediante un informe, distintos aspectos de la accesibilidad de un lugar de interés a través de observaciones y/o recomendaciones pertinentes .

¿Cómo certificarse?

La certificación consiste en una evaluación del lugar de interés desde un punto de vista práctico. Dicha evaluación está a cargo de un equipo de evaluadores -entre ellos un usuario de silla de ruedas- que son acompañados por un responsable del establecimiento a certificar.

Luego de la evaluación se elabora un informe que revisa un comité de certificación para otorgar o no la certificación de accesibilidad. Si el resultado es positivo, el lugar de interés recibe tanto el informe de evaluación como el certificado de accesibilidad. Si es negativo, también se entrega un informe de evaluación pero con las objeciones u observaciones pertinentes con el fin de que sean corregidas y/o revisadas en un plazo acordado. Estas correcciones pueden ser evaluadas nuevamente en caso de que el lugar de interés lo requiera.

El certificado tiene una validez de cinco años con la única condición de que se informe a ALPI en caso de realizarse modificaciones a la infraestructura del lugar. Con el fin de mantener la integridad y veracidad del certificado emitido, ALPI se reserva el derecho de realizar evaluaciones periódicas del lugar de interés. Un mes antes de que caduque la validez del certificado, ALPI se contactará con el lugar de interés para saber si quiere o no renovar su certificación.

La certificación tiene un costo simbólico para el lugar de interés que se se calcula en función del tiempo que lleva realizar la evaluación. Dentro de ese costo también se consideran los viáticos de los evaluadores que no sean asumidos por el lugar de interés y que sean pertinentes. ALPI emite un presupuesto de certificación en base a la información recibida.

ALPI puede informar públicamente sobre la certificación otorgada y hacer la difusión que considere apropiada. Esto puede llevarse a cabo en el marco de alguno de los eventos planificados en el calendario de la entidad o de forma arbitraria. Cualquier tipo de comunicación pública se acuerda previamente con el lugar de interés.


Vos también podés formar parte de la inclusión y certificar tu lugar de trabajo. ¡Sumate!